11 de julio de 2013

Superdotación ¿Por qué se confunde con un problema de aprendizaje?

La Superdotación o Alto Talento de los niños generalmente es catalogado como un problema emocional, social o de comportamiento. Son niños a los que se les califica de difíciles, mal educados o, sencillamente, raros, y eso a pesar de su inteligencia (o quizá debido a ella) y se les llega a diagnosticar de TDAH, Asperger o trastorno bipolar. Pero, ¿realmente merecen las dificultades de estos niños un diagnóstico? ¿Son trastornos o son aspectos de la superdotación mal entendidos y mal atendidos? Puede ser que, efectivamente, haya un trastorno emocional grave y, entonces, el hecho de minimizar el problema impide que el niño reciba la ayuda que necesita. Pero, por otro lado, también puede ser que el ser diferente de su hijo haya sido confundido con un trastorno, en cuyo caso el niño puede sufrir daños innecesarios en el esfuerzo de solucionar un problema que no existe. Como padres atentos y preocupados, ¿cómo saber cuál es su caso? ¿Cómo distinguir entre diferencia y trastorno, sobre todo en los superdotados adolescentes?
Para explorar esta cuestión vamos a examinar aspectos de la superdotación, como las cinco sobre-excitabilidades de Dabrowski
 Sobre-excitabilidades de Dabrowski
Kazimierz Dabrowski fue un psicólogo y psiquiatra polaco que escribió durante la década de 1960 y desarrolló una teoría que él creyó que podría explicar la intensidad, la sensibilidad y el comportamiento inusual de los individuos superdotados. Identificó cinco sobre-excitabilidades (que hacen referencia a una mayor sensibilidad y capacidad de respuesta frente a determinadas clases de estímulos) que él creía que caracterizaban a los niños superdotados y a su conducta. Aunque no es una teoría muy conocida, conviene analizarla ya que puede arrojar luz sobre la cuestión de cómo interactúan superdotación y trastorno, o sobre cómo puede la superdotación ser transformada en un trastorno. Las cinco sobre-excitabilidades (SE) son las siguientes:
SE Psicomotora
En el modelo de Dabrowski, esta SE es mucho más que una gran cantidad de actividad física. Un niño puede no correr por la casa y no saltar sobre los muebles, pero puede expresar SE psicomotora hablando de forma rápida, mostrando hábitos nerviosos, inquietud y dificultad para relajar su mente al irse a dormir. Como ocurre con cada una de las SE, ésta no es algo necesariamente negativo, sino que también puede ser interpretada de forma positiva, como una fuente inagotable de energía y de resistencia para el niño. A menudo, los niños superdotados con SE psicomotora son incorrectamente etiquetados de TDAH.
SE Sensitiva
Esta SE se plasma en una alta sensibilidad a las sensaciones de los sentidos: al sonido, la luz, el tacto, las diferentes texturas o el olor. También puede ser interpretada de dos maneras: como una dificultad (la sensibilidad excesiva asociada con la disfunción de la integración sensorial) o como una capacidad excepcional de apreciación estética y sensorial. En un contexto adecuado, un niño con SE sensitiva puede, por ejemplo, llevar una vida de pasión y compromiso hacia el arte. Sin embargo, en un ambiente sin suficiente estimulación o, por el contrario, en un ambiente sobrecargado de estímulos, el mismo niño puede llegar a sentirse ansioso, irritable, retraído o puede llegar a tener estallidos de ira. En cualquier caso, las dificultades surgen de la discordancia entre el temperamento del niño y su entorno, y no de un defecto inherente al niño.
SE Emocional
Esta SE también suele ser mal entendida. La inestabilidad emocional de un niño con intensos altibajos puede ser vista como una evidencia de inmadurez, de mala educación o, incluso, de un trastorno del estado de ánimo, pero también podría no ser nada de todo eso. Se debe ser muy cauteloso antes de asumir que los cambios emocionales representan un trastorno psiquiátrico, como el trastorno bipolar. Cuando una persona tiene SE emocional, tiene una mayor sensibilidad a los estímulos reales (incluyendo los pensamientos y recuerdos) y puede tener respuestas que parezcan excesivas, pero incluso cuando las respuestas son excesivas, siguen siendo respuestas. Por el contrario, con una enfermedad como el trastorno bipolar, los cambios emocionales siguen su propio ritmo y no siempre están conectados a acontecimientos objetivos.
SE Imaginativa
La SE imaginativa se manifiesta con sueños vívidos, creatividad, capacidad de inventiva y gran pasión por la fantasía. De nuevo, estos rasgos podrían considerarseevidencias de un trastorno, como TDAH o incluso psicosis o, por el contrario, pueden ser vistos como talentos que requieren expresión. Los niños superdotados que pueden perderse en un mundo de fantasía o que son capaces de dar interpretaciones peculiares a las cosas, pueden llegar a ser poetas, artistas o inventores. Sin embargo, si se les niega la expresión de estas capacidades, pueden desarrollar problemas como la ira o la depresión.
SE Intelectual
La quinta categoría de SE de Dabrowski es la más típicamente asociada al talento. Se caracteriza por unas ganas insaciables de preguntar, de descubrir, encontrar respuestas y resolver acertijos. Estos niños pueden parecer pesados o arrogantes, y su perseverancia puede ser malinterpretada como un desafío a la autoridad o como indiferencia hacia las normas sociales. A veces se les caricaturiza como "sabioncillos” o “pequeños profesores" o, si su energía intelectual se centra en un tema muy concreto o extraño, pueden ser etiquetados de Asperger.
Aunque la teoría de las SE de Dabrowski no ha sido objeto de un estudio riguroso, representa un enfoque interesante y plantea importantes cuestiones sobre la razón de los trastornos emocionales en los niños superdotados. Por tanto, la identificación de la
SE específica que puede haber en el origen de la conducta de un niño puede ser un primer paso eficaz para encontrar la explicación de determinados problemas.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada